miércoles, 11 de julio de 2012

San Benito Abad

  Jesús no nos quita nada, más bien, nos lo da todo.
Hoy celebramos a San Benito, Abad. Patrono de Europa y monje benedictino. Un hombre de oración y de gran labor espiritual. Un hombre que descubrió y vivió nuestra pensamiento de cabecera.
Descubrió que Cristo no le quitaba nada, sino que se lo daba todo cada día. Vivió desde le encuentro profundo con el Maestro siendo consciente de que desde el silencio encontraría respuesta a todas sus preguntas y atendimiento a sus plegarias.
Un hombre de oración y de vida intensa que nos recuerda que dejar todo por Cristo tiene su gran fruto y su paga: recibir para siempre los tesoros del Reino aquí en esta vida y encaminarse hacia la futura. En esta vida el amor de Dios nos hace entregarnos y darnos y estar preparados para amar sin medida haciendo presente a Cristo donde quiera que vayamos. ¿Qué más podemos pedir?
San Benito Abad, un santo nacido en Nursia (Umbria) hacia el año 480.. Siendo Benito un joven estudiante en Roma, decide cambiar radicalmente su vida haciéndose monje (solitario). Una hermana suya, de nombre Escolástica, ya había sido consagrada a Dios desde su infancia. Al comienzo de su nueva vida Benito habita en la región montañosa de Subiaco, no lejos de Roma, donde más tarde establece varios monasterios con numerosos discípulos. Finalmente se traslada a Montecassino, donde funda un nuevo — y célebre — monasterio, en el cual reside hasta su muerte. En Montecasino crece su irradiación espiritual, y allí escribe la conocida Regla para monjes, que a lo largo de los siglos tendría amplísima difusión. Muere santamente alrededor del año 529.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada